La nueva realidad de Microsoft

Para muchos, Microsoft ya es considerada como una empresa veterana de Silicon Valley, de la cual ya no se esperan muchas cosas y que sus mejores años ya quedaron atrás, y la bolsa ciertamente pensaba lo mismo desde la década pasada. Tan solo con ver la comparativa contra Google (en color azul fuerte) demuestra claramente que los inversionistas veían al motor de búsqueda fundado por Larry Page y Sergey Brin como una mejor apuesta que la empresa de Bill Gates (en color celeste).

Comparativa de rendimientos de GOOG y MSFT de 2005 a 2016. (Datos de Yahoo! Finance)

Esta entrada tiene como fin demostrar que Microsoft no está muerto, andaba de parranda. Que ciertamente su modelo de negocio en el pasado fue muy exitoso, pero que los logros de ayer no están dictando las decisiones del futuro. Como importante disclaimer, esto no es una recomendación para comprar MSFT, pero sin duda es una breve tesis de por qué estamos ante una segunda edad de oro para la empresa.

Probablemente algunos de los que leen este blog son usuarios o al menos han escuchado de la app Slack. Recientemente salió a bolsa presentándose a los inversionistas como la plataforma de trabajo del futuro. No soy usuario constante de Slack, pero puedo confirmar lo útil que es para comunicarte con tu equipo de trabajo comparado a enviar correos y Whatsapps (y lo difícil que es mantener un control sobre toda esa información).

Para entender un poco más cómo funciona Slack.

En mi opinión, uno de los principales retos para Slack es que las empresas usuarias logren cambiar el modus operandi de su personal y que todos aprovechen al máximo la herramienta de forma diaria y constante, lo cual será reflejo de lo “pegajosa” que sea Slack, y por ende, qué tan monetizable puede ser como negocio. Es por ello que una de las estadísticas que más presumen es la de los usuarios diariamente activos en la plataforma (Daily Active Users), que para abril de este año rondaba en los 10 millones de DAUs.

Hace unos días, Satya Nadella, CEO de Microsoft, se presentó ante una audiencia para presumir que su respuesta a Slack, denominada Microsoft Teams, superó los DAUs de su joven competidor llegando a más de 13 millones en menos de la mitad de tiempo que le tomó a la startup llegar a sus 10 millones.

DAUs de Slack y Teams (Microsoft 2019)

La estadística no sonará como la gran cosa, y obviamente no significa la muerte inminente de Slack, pero si consideras que hasta hace algunos años la prensa norteamericana y Silicon Valley consideraban a Microsoft como un dinosaurio a punto de extinguirse, la noticia no puede dejar de sorprenderte.

La realidad de Microsoft es muy distinta a la de hace unas décadas. Incluso a la fecha, se puede decir que la empresa es “propietaria” indiscutible del software instalado en la gran mayoría de las PCs en el mundo a través de Windows. Por gustos, podrías elegir una ThinkPad de Lenovo o una Inspiron de DELL, dependiendo si tu prioridad es el ‘performance’ o la garantía post-venta, pero lo que es indiscutible (al menos para un mortal) es que el sistema operativo va a ser el mismo, y el dueño de ese software es Microsoft, y dentro de éste, la famosa suite de aplicaciones Office. Básicamente uno de sus principales negocios por mucho tiempo fue desarrollar una versión de Office “nueva” cada dos años, empacarla y venderla casi a la fuerza, mandando casi a la obsolescencia cualquier equipo que dejara de actualizar versiones por más de cuatro años. Todos los productores de PCs requerían su software para poder comercializar su equipo, y por la familiaridad de la plataforma y de las herramientas de trabajo, era ilógico que alguien propusiera o diseñara alguna otra que le compitiera.

Llega el internet y con ello la piratería. Para las personas comienza a ser muy sencillo descargar versiones ilegales de sus discos y películas favoritas, e inevitablemente termina facilitándose la descarga de softwares piratas como Photoshop, Windows Office y muchos otros más. Microsoft, para proteger a la gallina de los huevos de oro comienza a ser más agresivo en la implementación de controles para prevenir la piratería, convirtiéndose en un policía más que en un desarrollador de tecnología.

Resultado de imagen para windows phone
Sistema operativo de Windows Phone (The Verge, 2014)

Pocos años después, con los teléfonos celulares se reafirmaba la tesis de lo lentos que se habían convertido en innovar. La respuesta de Microsoft a la dominación de Apple con su iOS y Google con Android llegó demasiado tarde y de forma muy mediocre. En estos años la proliferación de la nube como herramienta de trabajo también comienza a crear innovaciones para usuarios inconformes con la oferta tan limitada de software de trabajo. Es aquí cuando aparecen nuevas herramientas de correo como Gmail, respaldo de información en la nube con Dropbox e inclusive la competencia directa de Excel, Google Sheets. La curva de adaptación de nueva tecnología se acelera gracias a la abundancia de pruebas gratis o formatos “freemium” que todas estas nuevas empresas ofrecían.

Los días de Microsoft como amo y señor del software estaban numerados.

En el año 2014, después de años intentando encontrar el nuevo camino de Microsoft post-PC, Steve Ballmer determinó que su estrategia de competir directamente contra Apple y Android no era la indicada, con lo cual toma la decisión de renunciar como CEO de la compañía. Ballmer fue sucedido por Satya Nadella, quien venía dirigiendo exitosamente la división de servers y cloud services de Microsoft. Con seguridad puedo decir que su estilo de liderazgo es lo que más ha transformado positivamente la estrategia de la empresa frente a los nuevos retos de la industria.

Resultado de imagen para gsuite
El principal competidor de Office: GSuite.

En una de sus primeras conferencias como CEO, presentó oficialmente la versión de Office para iPad, lo cual hubiera sido considerado una blasfemia en tiempos de Ballmer y la vieja guardia de Microsoft. Esta decisión reflejó claramente que la estrategia de Nadella se separaba radicalmente del probado modelo de negocio de la compañía. No está de más decir que muchas de las soluciones que se han convertido en un éxito actualmente, ya existían en tiempos de Ballmer, pero Nadella les dio la prioridad que necesitaban para convertirse en la nueva faceta de Microsoft.

Image
Tasas de crecimiento de ingresos por producto/solución. Favor de notar la tasa de crecimiento de Azure. (Microsoft, 2019)

Como ejemplos puntuales de la estrategia de Microsoft a atacar de frente a sus competidores, está Google con su GSuite y Microsoft con Office365. GSuite comenzó a arrebatarle mercado a la veterana gracias a que su solución era gratis de usar, pero esa facilidad de uso tenía un gran costo en cuanto a funcionalidad. Microsoft respondió con Office365 donde tienes acceso a la versión más reciente de la suite de trabajo por una tarifa mensual o anual (hasta en Apple lo puedes usar). Este producto es hoy por hoy una de las estrellas de crecimiento de la empresa.

Amazon Web Services es el líder de los servicios en la nube empresariales, con tasas de crecimiento de doble dígito desde hace más de cinco años. Azure es el nombre de su competidor principal, la cual es una solución de Microsoft que nació oficialmente en 2010 y que rápidamente se ha convertido en una opción fuerte del mercado gracias a su sencilla integración. Ambas opciones son pay-as-you-go (on-demand), pero Azure tiene la ventaja de cobrar por minuto de utilización, con lo cual su modelo de precios es más exacto que el de Amazon.

Comparativa de rendimientos de GOOG (azul) y MSFT (celeste) del 2016 a la fecha. (Datos de Yahoo! Finance)

Microsoft ha demostrado que sabe luchar contra estos competidores más especializados con una perspectiva de underdog. A través de liderazgo de Nadella, buscan transformar su visión a ser más como una startup en vez de ser un gigante de la tecnología. El punto medular de su estrategia es usar su fortaleza de oferta global para atraer más clientes a su solución.

En definitiva, queda claro que el mercado es muy grande y que las empresas de hoy están mucho menos atadas a un modelo convencional y mucho más adeptas a utilizar soluciones innovadoras aunque vengan de una pequeña empresa nativa digital. Es por ello que, aunque todas estas empresas pueden coexistir, creo que Microsoft tiene las herramientas y la cultura corporativa para poder dominar como el jugador principal de tecnología por muchos años más.

Disclaimer: lamento decir que no tengo acciones en MSFT.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s