Delegar sin morir en el intento

Para el tema de esta entrada particular no me considero para nada un experto ni mucho menos. Considérenla investigación de un tema que también estoy aprendiendo y me falta mucho por trabajar en él. Qué mejor si vamos aprendiendo juntos.

Muchas veces los emprendedores se encuentran en la lucha constante entre “no tengo suficiente tiempo en el día” y “nadie sabe hacer las cosas como yo”, y esto es una de las principales fuentes de estrés en su día a día. Casi siempre viven esta situación cuando están en un punto de inflexión de su negocio. Un ejemplo podría ser la llegada de un cliente corporativo/grande que obliga al empresario a contratar manos extras para cubrir la demanda (aunque de esos problemas queremos muchos). ¿Qué va hacer ahora? Tiene un nuevo cliente que le va exigir muchísimo tiempo, pero no quiere descuidar a los demás, pero siente que su nuevo empleado atenderá como él/ella a sus antiguos clientes, pero no quiere perder esta nueva oportunidad y… ¡locura!

Yo personalmente sufro con delegar efectivamente, lo que sí te puedo decir es que lo más importante para mejorar, es la práctica deliberada para desarrollar esta habilidad.


 

220px-Helmuth_Karl_Bernhard_von_Moltke
Helmuth von Moltke, el militar con el apellido más cool del mundo.

En el siglo 19, el mariscal del ejército prusiano, Helmuth von Moltke, desarrolló el concepto de Auftragstaktik (si piensas que es difícil de leer, es casi imposible de pronunciar). Von Moltke se dio cuenta en las batallas contra Napoleón que las excesivas dimensiones de los ejércitos hacían casi imposible ejercer control total sobre sus maniobras, lo cual terminaba siendo un punto débil que aprovechaban a sus contrincantes. Basado en estas experiencias, von Moltke desarrolló la idea de que para contrarrestar la lentitud de poder maniobrar ejércitos de miles, sus subordinados debían utilizar su juicio y su criterio en decisiones rápidas para poder ser efectivos en el campo de batalla. A través de la descentralización de la toma de decisiones, los capitanes se encontraban en condiciones aptas para poder desarrollar sus habilidades de liderazgo.

 

¿Cómo lograba von Moltke implementar esta metodología? Dejando claros los objetivos de la campaña con anterioridad y estableciendo límites de tiempo para cumplirlos. Esta metodología mantuvo vigencia y tuvo tanto éxito en la Primera y la Segunda Guerra Mundial, que hasta los americanos implementaron su estilo de Auftragstaktik al ver que los nazis llevaban a cabo maniobras arriesgadas de forma efectiva sin haber sido ordenados por un superior.

Esta estrategia de guerra fue bautizada en tiempos de Helmuth von Moltke, pero su esencia ha sido aprovechada desde muchísimos años antes. El historiador Fred Naiden encontró que una de las principales fortalezas del ejército de Alejandro Magno fueron los “acompañantes del rey”; estos individuos eran experimentados capitales militares que lideraban unidades de infantería o caballería de forma independiente al ejército principal, con lo cual cubrían con éxito mayor territorio en sus campañas. Esta dinámica contrastaba con la de sus enemigos, como era el caso de la falange griega, donde los soldados dependían de la acción grupal y carecían de flexibilidad en el campo de batalla.

 

132
Alejandro Magno, gurú de la delegación efectiva desde el 356 a.C.

El Auftragstaktik funciona tanto como un excelente antídoto para la burocracia y sobre todo para la delegación efectiva de tareas o proyectos clave. Para una empresa se me ocurren rápidamente algunas maneras de poderlo implementar, como cuando quieres implementar un nuevo software en la compañía, o si necesitas obtener resultados agresivos de ventas. La clave aquí es dejar claro el objetivo, establecer las reglas del juego (alguna restricción de presupuesto, por ejemplo) y los tiempos de entrega. Todo lo demás quedaría a criterio de tu equipo de trabajo (claro, siempre y cuando esté debidamente capacitado y tenga suficiente experiencia para llevarlo a cabo).

También aplica con el primer caso que vimos: una buena manera de entrenar efectivamente a un nuevo integrante es entregarle un proyecto que no tenga mucho un alto riesgo de consecuencias negativas, definir el alcance, el objetivo y un tiempo límite para cumplirlo. En base a su desempeño en este primer proyecto, asignarle uno más grande y ambicioso. A medida de que vaya progresando, estarás desarrollando en él un criterio enfocado al negocio y tú tendrás mayor seguridad de delegarle responsabilidades más importantes dentro de la operación.

Me considero un estudiante de este tema y quise compartir mis aprendizajes en el blog de manera que podamos aprender en conjunto. Si te interesa platicar más a detalle sobre la delegación efectiva, mándanos un DM en twitter: @davevillarreal o también se vale un correo: david.villarreal.gzz@gmail.com

Nos encantaría escuchar de ustedes.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s